El origen del alfabeto

El alfabeto fenicio de origen cananeo es considerado el primer alfabeto como tal.

La narración escrita más antigua

La Epopeya Gilgamesh es una narración de la Mesopotamia de origen sumerio, considerada como la narración escrita más antigua de la historia . Se emplearon tablillas de arcilla y escritura cuneiforme, lo cual favoreció su preservación.

La primera novela moderna

"Don Quijote de la Mancha escrita por  Miguel de Cervantes Saavedra, representa la primera obra literaria que se puede clasificar como novela moderna y también la primera novela polifónica, y como tal, ejerció un influjo abrumador en toda la narrativa europea posterior.

Portada de la segunda parte de la novela

Los diez libros más vendidos de la historia

1. La Biblia (Entre 2.500 y 6.000 millones de copias vendidas)

 

2. El libro rojo: Citas del presidente Mao Zedong (Entre 800 y 6.500 millones de copias vendidas)

 

3. Xinhua Zidian: Diccionario de caracteres chinos (400 millones de copias vendidas)

 

4. Poemas del presidente Mao (400 millones de copias vendidas)

 

5. Artículos del presidente Mao (252 millones de copias vendidas)

 

6. El Corán (200 millones de copias vendidas)

 

7.NOVELA Historia de dos ciudades – Charles Dickens (200 millones de copias vendidas)

 

8.NOVELA El Señor de los Anillos – J.R.R. Tolkien (150 millones de copias vendidas)

 

9. Escultismo para muchachos – Baden Powell (150 millones de copias vendidas)

 

10. El libro de Mormón (130 millones de copias vendidas)

 

Fuente: Solo Listas

http://www.sololistas.net/los-10-libros-mas-vendidos-de-la-historia.html

La firma más cara del mundo

La de William Shakespeare es considerada la firma más cara del mundo. Una rúbrica original del dramaturgo inglés se llegó a cotizar, en subasta, en 5 millones de dólares. Se calcula que esa misma impresión, en alguna obra original, costaría hasta 10 millones y solamente hay 6 en el mundo.

Escritores famosos con tan solo una novela

Algunos escritores que han publicado una sola novela y que se han hecho famosos por ella son Boris Pasternak (autor de Doctor Zhivago), Harper Lee (por “Matar a un ruiseñor”), Margareth Mitchell (con su extensa novela “Lo que el viento se llevó”), y Emilie Brontë (autora de “Cumbres borrascosas”).

Fuente: http://sobrecuriosidades.com

La novela más extensa del mundo

Cuando hablamos de la novela más extensa del mundo y respetando el hecho de que sea una sola historia y no varias (como el caso por ejemplo de los “Episodios Nacionales” de Galdós), la ganadora es la novela “Artáneme o Ciro el Grande” de Georges y Madeleine de Scudèry, con nada menos que 10 volúmenes y un total de 2.100.000 palabras.

 

Fuente: http://sobrecuriosidades.com

Tarjeta postal de F. Scott Fitzgerald dirigida a él mismo

Fuente: via Vintage Everyday

Descubierta portada personal de J. R. R. Tolkien

vía by

Arthur Conan Doyle rellena el cuestionario hecho famoso por Marcel Proust (1899)

Colección de sellos celebra las seis novelas de Jane Austen

La primera novela escrita a máquina

Mark Twain (1835 - 1910), fue el primer autor conocido en la historia de la literatura en poseer una máquina de escribir.

En 1847, de acuerdo a una carta elaborada por el mismo novelista, adquirió una máquina Remington 2 con la cual transcribió los manuscritos originales de las Aventuras de Tom Sawyer. El libro vendió 24000 copias en 1876, año de su publicación.

vía @LaNotaCuriosa

El maestro del Terror : Edgar Allan Poe

Museo de Allan Poe, Richmond, Virginia http://www.poemuseum.org/

Ebooks de Poe


vía ciudadseva.com 


http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/poe/eap.htm

THE RAVEN

 

 

The Raven


Once upon a midnight dreary, while I pondered, weak and
weary
Over many a quaint and curious volume of forgotten lore
--
While I nodded, nearly napping, suddenly there came a
tapping,
As of someone gently rapping, rapping at my chamber door.
" 'T is some visitor, " I muttered, "tapping at my
chamber door--
Only this and nothing more."
Ah, distinctly I remember it was in the bleak December;
And each separate dying ember wrought its ghost upon the
floor.
Eagerly I wished the morrow -- vainly I had sought to
borrow
From my books surcease of sorrow -- sorrow for the lost
Lenore--
For the rare and radiant maiden whom the angels name
Lenore--
Nameless here for evermore.
And the silken, sad, uncertain rustling of each purple
curtain
Thrilled me -- filled me with fantastic terrors never
felt before:
So that now, to still the beating of my heart, I stood
repeating.
" 'T is some visitor entreating entrance at my chamber
door--
Some late visitor entreating entrance at my chamber
door--
That it is and nothing more."
Presently my soul grew stronger: hesitating then no
longer,
"Sir, " said I, "or Madam, truly your forgiveness I
implore:
But the fact is I was napping, and so gently you came
rapping,
And so faintly you came tapping, tapping at my chamber
door,
That I scarce was sure I heard you"-- here I opened wide
the door--
Darkness there and nothing more.
Deep into the darkness peering, long I stood there
wondering fearing.
Doubting, dreaming dreams no mortal ever dared to dream
before:
But the silence was unbroken, and the stillness gave no
token,
And the only word there spoken was the whispered word,
"Lenore?"
This I whispered, and an echo murmured back the word
"Lenore!"--
Merely this and nothing more.
Back into the chamber turning, all my soul within me
burning,
Soon again I heard a tapping somewhat louder than before.
"Surely," said I, "surely that is something at my window
lattice;
Let me see, then, what thereat is, and this mystery
explore--
Let my heart be still a moment and this mystery explore--
'T is the wind an nothing more!"
Open here i flung the shutter, when, with many a flirt
and flutter,
In there stepped a stately Raven of the saintly days of
yore;
Not the least obeisance made he; not a minute stopped or
stayed he;
But, with mien of lord or lady, perched above my chamber
door--
Perched upon a bust of Pallas just a bove my chamber
door--
Perched, and sat, and nothing more.
Then this ebony bird beguiling my sad fancy into smiling,
By the grave and stern decorum of the countenance it
wore,
"Though thy crest be shorn and shaven, thou," I said,
"art sure no craven,
Ghastly grim and ancient Raven wandering from the Nightly
shore--
Tell me what thy lordly name is on the Night's Plutonian
shore!"
Quoth the Raven, "Nevermore."
Much I marveled this ungainly fowl to hear discourse so
plainly,
Though its answer little meaning -- little relevancy
bore;
For we cannot help agreeing that no living human being
Ever yet was blessed with seeing bird above his chamber
door--
Bird or beast upon the sculptured bust above his chamber
door,
With such name as "Nevermore."
But the Raven sitting lonely on the placid bust, spoke
only
That one word, as if his soul in that one word he did
outpoor.
Nothing further then he uttered, not a feather then he
fluttered--
Till I scarcely more then muttered, "Other friends have
flown before --
On the morrow he will leave me, as my Hopes have flown
before."
Then the bird said, "Nevermore."
Startled at the stillness broken by reply so aptly
spoken,
"Doubtless," said I, "what it utteres is it only stock
and store
Caught from some unhappy master whom unmerciful Disaster
Followed fast and followed faster till his songs one
burden bore --
Till the dirges of his Hope the melancholy burden bore
Of 'Never - nevermore.'"
But the Raven still beguiling all my fancy into smiling,
Straight I wheeled a cushioned seat in front of bird and
bust and door,
Then upon the velvet sinking, I betook myself to linking
Fancy unto fancy, thinking what this ominous bird of
yore--
What this grim, ungainly, ghastly, gaunt, and ominous
bird of yore
Meant in croaking, "Nevermore."
This I sat engaged in guessing, but no syllable
expressing
To the fowl, whose fiery eyes now burned into my bosom's
core;
This and more I sat divining, with my head at ease
reclining
On the cushion's velvet lining that the lamp-light
gloated o'er
But whose velvet-violet lining with lamp-light gloating
o'er
She shall press, ah, nevermore!
Then methought, the air grew denser, perfumed from an
unseen censer
Swung by seraphim whose foot-falls tinkled on the tufted
floor.
"Wretch," I cried, "thy God has lent thee -- by these
angels he hath sent thee
Respite -- respite the nepenthe from thy memories of
Lenore!
Quaff, oh, quaff this kind nepenthe and forget this lost
Lenore!"
Quoth the Raven, "Nevermore."
"Prophet!" said I, "thing of evil! -- prophet still, if
bird of devil!
Whether Tempter sent, or whatever tempest tossed thee
ashore,
Desolate yet all undaunted, on this desert land enchanted
--
On this home by Horror haunted -- tell me truly, I
implore --
Is there -- is there balm in Gilead? -- tell me -- tell
me, I implore!"
Quoth the Raven, "Nevermore."
"Prophet!" said I, "thing of evil! -- prophet still, if
bird of devil!
By that Heaven that bends above us -- by that God we both
adore--
Tell this soul with sorrow laden if, within the distant
Aidenn,
It shall clasp a sainted maiden whom the angels name
Lenore --
Clasp a rare and radiant maiden whom the angels name
Lenore."
Quoth the Raven, "Nevermore."
"Be that word our sign of parting, bird or fiend!" I
shrieked, upstarting --
"Get thee back into the tempest and the Night's Plutonian
shore!
Leave no black plume as a token of that lie thy soul hath
spoken!
Leave my loneliness unbroken! -- quit the bust above my
door!
Take thy beak from out my heart, and take thy form from
off my door!
Quoth the Raven, "Nevermore."
And the Raven, never flitting, still is sitting, still is
sitting
On the pallid bust of Pallas just above my chamber door;
And his eyes have all the seeming of a demon that is
dreaming,
And the lamp-light o'er him streaming throws his shadow
on the floor,
And my soul from out that shadow that lies floating on
the floor
Shall be lifted – nevermore!
 

 

E. Allan Poe










 


 

                                       EL CUERVO

 

Érase una medianoche triste, mientras meditaba, débil y cansado
Inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia -
Mientras cabeceaba, casi dormido, de repente se oyó un leve golpe,
A alguien suavemente, golpeando a mi puerta.
"'T es un visitante", dije, "tocando a mi puerta -
Sólo eso y nada más. "

¡Ah! Aquel lúcido recuerdo de un gélido diciembre;
Y cada brasas moribundas reflejadas su fantasma en el suelo.
Con impaciencia deseaba la mañana - en vano había tratado de pedir prestado
De mis libros dieran tregua a la tristeza - dolor por la perdida Lenore -
Para la rara y radiante virgen llamada por los ángeles Leonora -
Aquí ya sin nombre, para siempre.

Y la seda, triste, incierto susurro de las cortinas rojas
Emocionado me - me llena de fantásticos terrores jamás antes sentidos:
Así que ahora, acallando el latido de mi corazón, vuelvo a repetir.
"'T es un visitante que quiere entrar en la puerta de mi cuarto -
Algunos tardío visitante que quiere entrar en la puerta de mi cuarto -
Que es y nada más ".

Ahora, mi ánimo se hizo más fuerte: entonces ya no dudar,
"Señor", le dije, "o señora, en verdad vuestro perdón imploro:
Pero el hecho es que yo estaba durmiendo la siesta, y con tanta suavidad que llegó a rapear,
Y tan débilmente que vino tocando, tocando a mi puerta,
Que apenas pude creer que os oía "- aquí Abrí la puerta -
La oscuridad existe y nada más.

Profundamente en la oscuridad mirando, largo rato, atónito temeroso.
Dudando, soñando sueños que ningún mortal se haya atrevido jamás a soñar:
Pero el silencio insondable, y la quietud callaba,
Y la única palabra ahí proferida era el balbuceo de un "Lenore?"
Esto me susurró, y un eco devolvió en un murmullo "Lenore" -
Apenas esto fue, y nada más.

Volver a entrar en la cámara, toda mi alma dentro de mí ardor,
Pronto oí una vez tocando un poco más fuerte que antes.
"Sin duda," le dije, "ciertamente algo sucede en la reja de mi ventana;
Veamos, entonces, lo que sucede allí, y resolver este misterio -
Que mi corazón llegue un momento en que misterio -
'T es el viento de una nada más! "

De un golpe abrí la puerta, y con más de un suave batir de alas,
Entró un majestuoso cuervo de los santos días idos;
No es la menor reverencia que hizo, ni un minuto parado o se quedó él;
Y con aires de gran señor o señora, encaramado encima de mi puerta de la cámara -
Encaramado en el busto de Palas, un Bove puerta de mi cuarto -
Posado, inmóvil, y nada más.

Entonces, este pájaro de ébano cambió mis tristes fantasías una sonrisa,
Por el grave y severo decoro del aspecto de que se revestía
"Aun con tu cresta cercenada y mocha, tú", le dije, "el arte no serás un cobarde,
Ghastly cuervo vetusto y amenazador errante de la ribera nocturna -
Dime cuál es tu nombre señorial en la orilla de la Noche Plutónica! "
Dijo el cuervo: "Nunca más."

Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado pudiera hablar tan claramente,
Aunque su respuesta poco significado - pequeña relevancia dio a luz;
Pues no podemos sino concordar en que ningún ser humano
Sin embargo, nunca fue bendecido con la visión de un pájaro posado sobre la puerta de la cámara -
Pájaro o bestia, posado en el busto esculpido encima de la puerta de la cámara,
Con semejante nombre: "Nunca más."

Pero el cuervo posado solitario en el sereno busto, sólo hablaba
Esa palabra, como si su alma sólo en esas palabras lo hizo outpoor.
Nada más dijo entonces, ni una pluma entonces revoloteó -
Hasta que poco más y luego murmuró, "Otros amigos han volado antes -
Al día siguiente, él me dejará, como mis esperanzas han volado antes. "
Y entonces dijo el pájaro: "Nunca más."

Sobrecogido al romper el silencio por respuesta tan idóneas palabras,
"Sin duda," le dije, "lo que utteres es sólo acciones y almacenar
De un amo infortunado a quien desastre sin misericordia
Seguido rápido y seguido más rápido hasta que sus canciones se carga llevaba -
Hasta que las endechas de su esperanza la carga melancólica llevaban
De 'Nunca - nunca más' ".

Mas el Cuervo arrancó todavía de mis tristes fantasías una sonrisa;
Acerqué un mullido asiento frente al pájaro, el busto y la puerta,
Entonces, hundiéndome en el terciopelo, empecé a enlazar
Fantasía con otra, pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño -
Lo que este torvo pájaro desgarbado, hórrido, flaco y ominoso de marras
Destinado al graznar: "Nunca más."

Esto me sentado, pensaba, sin pronunciar palabra,
Frente al ave cuyos fieros ojos quemaban hasta el fondo de mi pecho;
Esto y más, sentado, adivinaba, con la cabeza reclinada
El forro de terciopelo del cojín que la luz de la lámpara se regodeó el o'er
¿Pero de quién forro de terciopelo violeta con lámpara de luz regodeo el o'er
Ella se presiona, ¡ay!

Entonces me pareció que el aire se tornaba más denso, perfumado por invisible incensario
Mecido por serafines cuyas pies tintineaban en el piso alfombrado.
"Miserable" Lloré ", tu Dios te ha prestado - por estos ángeles te ha otorgado
Respiro - respiro el nepenthe de tus recuerdos de Leonora!
¡Apura, oh, apura este dulce nepente y olvida a tu ausente Leonora! "
Dijo el cuervo: "Nunca más."

"Profeta!" dije yo, "cosa del mal - Profeta, sí, seas pájaro del demonio!
Si Tentador enviado o cualquier tempestad te echó en tierra,
Desolado e impávido, a esta desértica tierra encantada -
A este hogar hechizado por el horror - dime en verdad os imploro -
¿Hay - hay bálsamo en Galaad? - Dime - Dime, te suplico! "
Dijo el cuervo: "Nunca más."

"Profeta!" dije yo, "cosa del mal - Profeta, sí, seas pájaro del demonio!
Por ese cielo que se curva sobre nosotros - ese Dios que ambos adoramos -
Dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
Tendrá en sus brazos a una santa doncella llamada por los ángeles Leonora -
Brazos a una rara y radiante virgen llamada por los ángeles Leonora ".
Dijo el cuervo: "Nunca más."

"Sea esa palabra nuestra señal de partida pájaro o espíritu maligno!" Le grité presuntuoso -
"¡Vuelve a la tempestad, a la orilla de la Noche Plutónica!
No dejes pluma negro como muestra de que la mentira tu espíritu!
Deja mi soledad intacta! - Abandona el busto del dintel de mi puerta!
Aparta tu pico de mi corazón y tu figura del dintel de mi puerta!
Dijo el cuervo: "Nunca más."

Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo, todavía está sentado, aún sigue posado
En el pálido busto de Palas que hay encima del portal;
Y sus ojos tienen la apariencia de un demonio que está soñando,
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama tiende su sombra en el suelo,
Y mi alma, de esa sombra que flota sobre el suelo
Se levantará - ¡Nunca más!

 

 

E. Allan Poe


 

E. Allan Poe

El último Poema (por fax) de Charles Bukowski

El Viernes, 18 de febrero 1994, a las 2:14 PM - dieciocho días antes de su muerte - Charles Bukowski, poeta estadounidense  envió a su editor, John Martin de Negro vía FAX, lo que sería su última poema.

oh, forgive me For Whom the Bell Tolls,
oh, forgive me Man who walked on water,
oh, forgive me little old woman who lived in a shoe,
oh, forgive me the mountain that roared at midnight,
oh, forgive me the dumb sounds of night and day and death,
oh, forgive me the death of the last beautiful panther,
oh, forgive me all the sunken ships and defeated armies,
this is my first FAX POEM.
It’s too late:
I have been
smitten.

 

vía Poetry Foundation

El libro que nunca existió

El Necronomicón

De haber existido, el Necronomicón sería el best-seller de los libros jamás escritos. Encuadernado en piel humana y escrito con sangre, el Necronomicón era un supuesto códice ocultista para invocar a los primordiales, entidades demoníacas del ser humano.

El ficticio autor de tan macabra obra era Abdul Alhazred, un árabe del siglo XII, que enloqueció tras pasar cuatro años vagando por unas cuevas subterráneas, donde se supone que había descubierto la existencia de los primordiales. La primera persona que mencionó el Necronomicón fue el escritor Howard Philip Lovecraft en su relato "El sabueso", publicado en 1922.

 

vía quo.es

Portada de la novela 1984 de George Orwell

Fue publicada el 8 de junio de 1949.

 

by

Manías de los escritores

Thomas Mann era tan obsesivo con los personajes que creaba para sus novelas que incluso se imaginaba cómo podría ser su firma. Luego también le leía lo escrito a toda su familia y les pedía consejos.

 

Gabriel García Márquez necesita estar en una habitación con una temperatura determinada. Debe tener en su mesa una flor amarilla, de lo contrario no se sienta a escribir. Y siempre lo hace descalzo. Si no está inspirado, no escribe absolutamente nada.

 

John Steinbeck trabajaba con lápiz, pero tenían que ser lápices redondos para que las aristas no se le clavaran en los dedos.

 

Mario Vargas Llosa, que empieza la escritura a las 7 de la mañana, tiene un orden casi obsesivo, los libros de su biblioteca están ordenados por motivos curiosos: por tamaño, por países… y se rodea de figuras de hipopótamos de todas clases.

 

Norman Mailer siguió un sistema de trabajo muy rígido a la hora de ponerse a escribir Los desnudos y los muertos: sólo trabajaba 4 días a la semana: lunes, martes, jueves y viernes.

 

Saramago sólo escribe dos folios por día, y ni una línea más.

 

Haruki Murakami se levanta a las 4 de la mañana, trabaja 6 horas. Por la tarde corre 10 km o nada 1.500 m, lee, escucha música y se va a la cama a las 9. Sigue esa rutina sin ninguna variación. Dice que termina siendo una especie de hipnosis, que le permite alcanzar un profundo estado mental.

 

Henry Miller tenía manía a la comodidad. Para él la incomodidad era el acicate de la imaginación. Trabajar incómodo era la mejor forma de escribir algo potable.

 

Mario Benedetti, a sus más de ochenta años, procura a veces llegar a sus citas con antelación y así aprovechar ese tiempo para trabajar.

 

Antonio Tabucchi sólo escribe en cuadernos escolares.

 

Carmen Martín Gaite, cuya última enfermedad no le dejó concluir su novela Los parentescos, murió abrazada a sus cuadernos.

 

Neruda lo hacía con tinta verde.

 

John Updike, si estaba atravesando un bloqueo literario, pensaba en el futuro: ¿cómo quedaría su libro en los anaqueles de una biblioteca pública? Se lo imaginaba con todo lujo de detalles y entonces encontraba nuevas energías para ponerse a escribir.

 

Borges se metía en la bañera por la mañana y meditaba sobre si lo que había soñado valdría para un poema o relato.

 

Jorge Edwards aprovecha cualquier papel que lleve encima, desde una servilleta del bar hasta un recibo de la lavandería, para tomar nota de sus ideas en los momentos más insospechados.

 

Isabel Allende hace conjuros antes de ponerse a escribir. Tiene fetiches y comienza siempre sus novelas el 8 de Enero. Al empezar a escribir, enciende una vela. Cuando la vela se apaga, deja de escribir, esté por donde esté. Lo deja todo.

 

Hemingway también tenía otro fetiche: escribía con una pata de conejo raída en el bolsillo.

 

Michael Chrichton era tan obsesivo con su trabajo que, cuando no estaba escribiendo, su cabeza estaba pensando en el libro. No en vano se casó 5 veces, y una de sus mujeres, Anne-Marie Martin, declaró: Era como vivir con un cuerpo inerte. Michael estaba siempre en otra parte.

 

Isaac Asimov trabajaba 8 horas al día, 7 días a la semana. No descansaba ningún festivo o fin de semana, y su horario era intocable. Cuando estaba dedicado a escribir, su media era de 35 páginas al día. No le gustaba revisar más de una vez sus escritos, porque lo consideraba una pérdida de tiempo.

 

 

Vía | Cuando llegan las musas de Raúl Cremadas / Las bibliotecas perdidas de Jesús Marchamalo

 

 

La frase más larga en una novela

En busca del tiempo perdido de Marcel Proust contiene la frase más larga escrita en una novela. Ahí va: 

 

Sofá surgido del sueño entre los sillones nuevos y muy reales, unas sillas pequeñas tapizadas de seda rosa, tapete brochado a juego elevado a la dignidad de persona desde el momento en que, como una persona, tenía un pasado, una memoria, conservando en la sombra fría del salón del Quai Conti el halo de los rayos de sol que entraban por las ventanas de la Rue Motalivet (a la hora que él conocía tan bien como la propia madame Verdurin) y por las encristaldas puertas de La Raspèhere, adonde la habían llevado y desde donde miraba todo el día, más allá del florido jardín, el profundo valle de la mientras llegaba la hora de que Cottard y el violinista jugaran su partida; ramo de violetas y de pensamientos al pastel, regalo de un gran amigo va muerto, único fragmento superviviente de una vida desaparecida sin dejar huella, resumen de un gran talento y de una larga amistad, recuerdo de su mirada atenta y dulce, de su bella mano llena y triste cuando pintaba; un arsenal bonito, desorden de los regalos de los fieles que siguió por doquier a la dueña de la casa y que acabó por adquirir la marca y la fijeza de un rasgo de carácter, de una línea del destino; profusión de ramos de flores, de cajas de bombones que, aquí como allí, sistematizada su expansión con arreglo a un modo de floración idéntico: curiosa interpolación de los objetos singulares y superfluos que aún parece salir de la caja en la que fueron ofrecidos y que siguen siendo toda la vida lo que en su origen fueron, regalos de Año Nuevo, en fin, todos esos objetos que no sabríamos diferenciar de los demás, pero que para Brichot, veterano de las fiestas de los Verdurin, tenían esa pátina, ese aterciopelado de las cosas a las que añade su doble espiritual, dándoles así una especie de profundidad; todo esto, disperso, hacía cantar para él, como teclas sonoras que despertaran en su corazón semejanzas amadas, reminiscencias confusas y que en el salón mismo, muy actual, donde ponían su toque acá y allá, defininían, delimitaban muebles y tapices, como lo hace en un día claro un cuadrado de sol seccionando la atmósfera, los tapices y de un cojín a un jarrón, de un taburete al rastro de un perfume, perseguían con un modo de iluminación en el que predominaban los colores, esculpían, evocaban, espiritualizaban, daban vida a una forma que era como la figura ideal, inmanente en sus viviendas sucesivas, del salón de los Verdurin.

 

Uf ¿Cansados?

 

vía papelenblanco.com

Famosas librerías

Shakespeare & Co. Es una de las librerías más míticas, pues en ella se publicaron por primera vez títulos como Ulysses, sin contar que entre sus clientes llegó a encontrarse al novelista y poeta irlandés James Joyce y al estadounidense Ezra Pound, entre otros. Lo hermoso de este sitio, ubicado en París, Francia, radica en su decoración, que conserva el estilo característico de finales del siglo XIX, tanto en su exterior como en el piso de venta.

clip_image001

Bookàbar. La combinación perfecta se hace presenta en esta librería, pues no existe mejor forma de invitar a los clientes a introducirse al mundo del arte, que con su decoración modernista que poseen sus instalaciones en Roma, Italia.



clip_image002

Lello. Para aquellos que gustan del ambiente clásico, esta librería ubicada en Portugal, recibe a sus clientes con una hermosa decoración, la cual algunos califican, incluso, de solemne.

clip_image003

Librería El Ateneo. El estilo clásico de un cine de los años veinte, habita en cada uno de los rincones de ésta, ahora adaptada librería, ubicada en Buenos Aires, Argentina. El estilo de su arquitectura, hace que las visitas de los lectores sean prolongadas.

clip_image004

The American Book Center. Esta librería de Ámsterdam, cuenta con una adaptación muy especial en sus instalaciones, en las que incluso se pueden apreciar dos árboles como parte de sus interiores.

clip_image005

Poplar. Ubicada en Pekín, esta librería es un lugar totalmente fuera de lo común, pues su diseño arquitectónico va más allá de la exhibición y alojamiento de sus títulos, ya que invita a los niños a leer incorporándose totalmente a su estructura; en espacios donde solamente el pequeño lector y el libro emprenden un viaje apartados del mundo.

clip_image006

Cook & Book. En esta librería belga, sus dueños decidieron dar un ambiente único a cada una de sus salas, pues en ellas existe una decoración especial, de acuerdo al tipo de literatura que se exhibe en sus estantes; tal como se puede ver en la sección de ficción, en la que algunos libros están colgando del techo.

clip_image007

Selexyz. Instalada en una antigua iglesia de los dominicos, en Maastricht, Holanda, recibe a quien la visita en un ambiente que combina el estilo gótico con el mobiliario moderno. La cafetería de esta librería fue situada justo donde anteriormente se encontraba el altar de la iglesia.

clip_image008

El Péndulo. Combinando el gusto por la lectura y el café, ésta librería ubicada en la Ciudad de México, muestra su preocupación por mantener una relación especial con la naturaleza y los espacios abiertos.

clip_image009

Bart’s Book. Aunque parezca el lugar ideal para tener una grata sobremesa en fin de semana, o pasar un rato con un grupo de amigos por la tarde, este sitio ubicado en California, Estados Unidos, también es el recinto idóneo para tener un encuentro con los libros.

clip_image010

 

 

vía http://www.leanoticias.com

La biblioteca más original

En la biblioteca pública de Kansas City no sólo hay libros en su interior, sino que además, en su fachada podemos ver los lomos de libros cual estantería se tratase.

@andygarmont